sábado, 22 de enero de 2011

La Historia Oculta: Nazis

Aquí viene la entrada prometida jeje, espero que les guste y que no me mal interpreten, estoy en contra del nazismo y creo que fue un grandísimo error histórico, pero hay que aprender del pasado para que no se repita:

Son muchos los tópicos que nos inundan sobre la historia del siglo XX. Los más conocidos son sobre la Alemania Nazi y la 2º Guerra Mundial. Unos son verdaderos, otros son simplemente leyendas urbanas o montajes historico-ideológicos para tapar la verdad de lo acontecido. No cabe duda de que Hitler fue un tirano, de que el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores de Alemania no respetaba los derechos y libertades de los ciudadanos, y de que una dictadura es uno de los peores y más opresores sistemas que existen. Pero hay ciertos hechos que han sido tapados por intereses políticos o quizás miedo, quién sabe.

Las verdades de ese gran error son obvias: derrota de una gran potencia histórica en la 1ª Guerra Mundial, paz humillante del Tratado de Versalles, fuerte crisis económica que produjo un gran descontento social por lo que las masas tendieron a la radicalización política, el apoyo entre fascismos, los ideales expansionistas, el régimen dictatorial y represor, la guerra relámpago y el holocausto judío.

Lo que se ha intentado ocultar es mucho más profundo e inquietante. Comencemos con la base ideológica. Muchos son los que creen que Hitler se inventó todo aquello de la raza aria, la persecución de judíos, etc. No es cierto. La teoría nazi es una teoría ocultista de finales del siglo XIX. Fue desarrollada por Helena Petrovna Blavátsky, tras estudiar profundamente las tres grandes ramas religiosas de la nueva era: cristianismo, paganismo y ocultismo, fijándose sobretodo en esta última y estudiándola en la “Sociedad Teofísica”, fundada por ella misma. Según esta mujer, en su libro “Las Raíces de las Razas”, explica las siete estaciones de la evolución humana, asegurando que es necesario erradicar lo más primitivo para poder alcanzar la raza superior, la raza aria. Para los nazis la raza más baja era la judía, que a su vez se alimentaba del antisemitismo histórico, y la raza superior, los arios, por lo que quedaba completamente probado su superioridad y justificado el holocausto. Posteriormente, esta persecución contra los judíos fue reforzado por la mala situación económica producida por el Crack del 29, en la que se culpaba a los judíos que trabajaban en la Bolsa de provocar el hundimiento de la economía mundial. Un ferviente seguidor de Blavátsky publicó el libro “Ostara” donde recopiló esa ideología de la raza superior y justificó el antisemitismo, reforzando aún más toda la teoría. Un gran lector de este libro fue Adolf Hitler, que posteriormente utilizaría pasajes enteros de “Ostara” en su libro “Mi Lucha”. En torno al ascenso del Nazismo y de Hitler existen grandes profecías que abarcan desde la Biblia hasta finales del s. XIX, enumerando los acontecimientos y narrando los horrores de la guerra.

A comienzos del s. XX la astróloga Elizabeth Evelyn publicó en un almanaque popular llamado “Mirada sobre el futuro”, y por encargo de un lector, el futuro de un niño nacido el 20 de abril de 1889, sin ningún dato más. Hizo una profecía astrológica que aseguraba que esa persona sobresaldría en Alemania pero que tendría graves dificultades en 1945. La carta astral completa de Hitler decía: un hombre de acción nacerá el 20 de abril de 1889, con el sol a 20º de Aries en el momento de su nacimiento, exponiéndose como un hombre peligroso por acciones excesivamente incautas y podría ser como el disparador de una crisis incontrolable. Sus constelaciones muestras que este hombre será tomado muy en serio. Él está destinado al papel de líder en futuras batallas. Parece que el hombre que tengo en mente con fuertes influencias de Aries está destinado a sacrificarse a sí mismo por la nación alemana. Igualmente dará la cara toda circunstancia con audacia y coraje aún cuando esto sea cuestión de vida o muerte. Y para darle impulso estallará en un movimiento de liberación alemana, pero no anticiparé el destino, el tiempo llegará, el estado presente de los asuntos al momento de mi escritura no durará.

Otro gran punto fue el religioso, porque la sociedad alemana era principalmente cristiana, cuyo dios era judío y su profeta, Cristo, por consiguiente también lo era. ¿Cómo se va a adorar a un dios inferior a nuestra propia raza? Eso pensaban los partidarios de esta teoría. Para solucionarlo recurrieron a la mitología. Querían volver al culto de los antiguos dioses germánicos. Se consideraban descendientes de esos dioses mitológicos porque simplemente eran arios. Se buscaron apoyos a esta teoría hasta la caída del III Reich. Himler fue el que estuvo al cargo de dichas investigaciones que abarcaban desde la arqueología (excavaciones en Perú, Etiopía, Tibet, etc.) hasta leyendas (El Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda, cuyo mito fue reproducido en el cuartel general de las SS, a través de la decoración y de las reuniones en torno a una mesa redonda). Como es normal, les fue imposible erradicar el culto cristiano por la poca disposición popular y el desconocimiento social del ocultismo ejercido por el gobierno; con el estallido de la guerra quedo en un segundo plano.

Centrémonos en la historia. En la República de Weimar se creó el Partido Nazi bajo los intereses de esta teoría. Fue creado por un círculo de personas muy involucradas en el ocultismo y seguidores de esta ideología que más tarde reinará en Alemania. Y es donde entra en escena Adolf Hitler, un antiguo soldado de la 1ª Guerra Mundial. Debido a sus grandes dotes de orador llamó la atención a los militantes del Partido Nazi y le ofrecieron formar parte de ellos, puesto que aceptó. Pronto llegaría a ser su representante y con sus dotes de orador junto con el descontento y radicalización social logró muchos seguidores (Hitler no fue más que un pelele utilizado por los fundadores ocultistas del partido, él no gobernó, sólo era la cabeza visible que tapaba todo lo que había detrás. A partir de 1941, Hitler se cree el único mandatario y aquel que gobernará sobre el mundo; el gobierno entonces se divide y se produce la hecatombe política del régimen). Poco después, logró para su partido el poder absoluto por la fuerza, con las milicias nazis (única organización capaz de mantener el orden), y un par de años más tarde ganaron las elecciones democráticas de 1932. En 1933 Hitler fue nombrado canciller de la república. Al estorbarles el régimen democrático, que por otra parte ya era un fracaso al no dar solución a los problemas del país, decidieron incendiar el Reichstag y culparon de ello a los comunistas. Por ello, Hitler pidió plenos poderes y en 1934 se proclamó Führer y Canciller del III Reich.

Aquí es donde vuelve a haber una parte oculta. Durante la República de Weimar la Masonería era muy fuerte, debido a que muchos de los políticos pertenecían a diferentes logias. Al llegar Hitler al poder, éstos perdían todos sus privilegios, por lo que propiciaron una “guerra” interna por el poder. Los políticos masones se escudaron detrás de su organización para tener más fuerza, y es la única vez en toda la historia que la Masonería pretende el poder político. El Partido Nazi al ver que no podían mantener esa lucha interna, decidió firmar un pacto con los masones, reflejado en varios símbolos, como la cruz gamada. Aquí hay que hacer diferencia entre cruz gamada y esvástica: la cruz gamada es, por ejemplo, la utilizada por los templarios como símbolo y que posteriormente se introduciría en la masonería porque se consideran herederos del Temple; y la esvástica es un símbolo relacionado con la magia, el sol naciente y la prosperidad (otro rasgo ocultista). Como testigo de esta unión se mando forjar un símbolo en oro y piedras preciosas, conocido como “El Emblema del Traidor” en la que aparece un águila bicéfala incrustada en una cruz gamada (símbolos de ambas organizaciones). Como apunte he de señalar que hay un libro con el nombre de dicho emblema que narra este hecho mediante una historia novelesca, escrito por Juan Gómez-Jurado. Durante la 2ª Guerra Mundial, se decidió ocultar este símbolo sacándolo de Alemania y que al parecer, llegó a España a través del estrecho de Gibraltar, donde se pierde su rastro. Por esta limitación de poder, los nazis eran antimasónicos, o eso querían que pareciera.

También se destaca la entrada en escena de un joven vidente, Erik Jan Hanussen, que se convirtió en poco tiempo en la mano derecha de Hitler en temas ocultistas, en el profeta del Reich. Fue asesinado en abril de 1933, según algunas habladurías, porque era judío y no interesaba que el gobierno nazi tuviese relación con judíos.

Siguiendo la historia, nos encontramos en la expansión de la Alemania nazi, bajo el famoso lema del espacio vital:
1- anexión del Sarre mediante un plebiscito
2- remilitarización de Renania
3- ocupación y anexión de Austria
4- Pide a Checoslovaquia la anexión de los Sudetes (porque allí vivían muchos alemanes)
5- Anexión de Bohemia y Moravia (actual República Checa)
6- Anexión de Memel por plebiscito
7- Invasión de Polonia para recuperar Danzing

Con esta invasión de Polonia comenzó la 2ª Guerra Mundial. De Hitler hay que decir que era buen estratega militar (hasta 1942 que se produjo el avance aliado, y entonces decidió luchar a la defensiva). Lo demostró entre 1939 y 1941 con la Guerra Relámpago, consistente en: la aviación atacaba las líneas de frente y la retaguardia enemiga, posteriormente los blindados rompen las líneas defensivas mientras la aviación sigue bombardeando la retaguardia impidiendo la intervención enemiga, y por último las fuerzas acorazadas avanzan y rodean al enemigo mientras la infantería aniquila las bolsas de resistencia.

Paremos un momento. Aquí hay que destacar la alianza entre Hitler y Stalin, entre el nazismo y el comunismo. Se repartieron Polonia y firmaron un sólido pacto de alianza y ayuda mutua. La URSS suministraba minerales, armas, etc. a Alemania justo antes y durante el comienzo de la guerra. El fracaso de este Pacto Germano-Soviético fue producto de la soberbia nazi y la ineptitud del gobierno soviético. Hitler se decidió en junio de 1941 a realizar la Operación Barbarroja (invasión de la URSS). Stalin ya había recibido muchos informes de sus espías que aseguraban la cercana invasión, pero hizo caso omiso. En esta operación destaca la falta de formación histórica y el poco sentido común del gobierno nazi, porque decidieron dividir sus fuerzas para no repetir el error de Napoleón Bonaparte de invadir un país tan extenso con un solo bloque de tropas. Ahora bien, a la caída del invierno ruso (unos estaban adaptados a esas duras condiciones y otros no), y con las tropas nazis divididas (por lo que no podían apoyarse) se producen una consecución de errores militares que llevan al desastre de la operación y al avance soviético. Sorprende la pésima elección de Hitler de sus aliados: rompen el pacto con una nación fuerte como la URSS y se quedan con Mussolini, un inepto tanto en la política como en las operaciones militares (siempre que las tropas fascistas italianas hacían algún movimiento, sus aliados nazis acudían a resolver el problema).


En la 2º Guerra Mundial hay tres fases:
- 1939-1941:
Es la fase de la citada Guerra Relámpago. Se conquistan Polonia (en tres semanas) Países Bajos, Bélgica y gran parte de Francia. Se produjo la Batalla de Inglaterra entre Alemania y Gran Bretaña. Invasión del norte de África, Yugoslavia y Grecia por parte de Italia y Alemania.

Mientras tanto Japón seguía su avance por Asia conquistando China, Corea y prolongándose hasta las islas situadas al este y al sur del Pacífico.

- 1941:
Es la fase de equilibrio. Alemania y Japón llegan a su máxima expansión. EE.UU. entra en la guerra de forma abierta tras el ataque japonés de Pearl Harbor. Se empieza a consolidar el bloque aliado.

-1942-1945:
Es la fase Pro-aliada. Después de la dura batalla de Stalingrado las tropas alemanas empiezan a estar más divididas, hay escasez de víveres y de efectivos, aparecen desertores y se producen las conspiraciones contra Hitler. Mientras tanto el bloque aliado se consolidó y fue avanzando por África y las islas del Pacífico.

La URSS comienza la contraofensiva contra Alemania por el este. EE.UU. y Gran Bretaña liberan el continente africano. El avance contra Japón era lento.

Posteriormente los aliados desembarcan en Italia y Mussolini es depuesto por el propio rey, pero fue liberado por la brigada de paracaidistas nazis, quienes acudieron en su ayuda para frenar a los aliados antes de que alcanzaran los Alpes.

En Francia, hubo una gran resistencia, y con la ayuda de los aliados fueron liberando el territorio ocupado por los nazis. Culminó con el Desembarco de Normandía el 6 de junio de 1944. Los soviéticos invaden Alemania por el este y estadounidenses y británicos por el oeste. El 8 de Mayo acabó la guerra para el frente oeste y el 9 para el este.

En el Pacífico, Japón es expulsado de las islas primero, y de Corea y China después. Pide la rendición condicional a EE.UU. pero no se la concede. La guerra acabó con el lanzamiento de dos bombas atómicas contra Japón (Hiroshima y Nagasaki) el 14 de agosto de 1945.

El 30 de Abril de 1945 se dice que Hitler se suicidó en su búnker junto a su amante Eva Braun. Los soviéticos cuando llegaron a Berlín y entraron en el búnker, encontraron estas dos personas sin vida. Como reliquia de su gran proeza decidieron llevarse el cráneo de Hitler a Moscú donde se conserva. Esta teoría de que el líder del III Reich se suicidó, cada día pierde más peso. Ya en el s. XXI se realizaron análisis al supuesto cráneo de Hitler demostrando que era de una mujer, y que presuntamente no es el de Eva Braun. También están saliendo a la luz muchos testimonios que aseguran que Hitler no se suicidó, sino que lo que allí se encontró fue uno de sus múltiples dobles. Él abandonaría junto a su amante el país para llegar a España. Se alojó en Asturias y posteriormente Galicia, donde se embarcó a Argentina donde estuvo viviendo con otra identidad y un pequeño cambio de imagen hasta su muerte natural a finales del s. XX.

Quiero hacer una pequeña apelación a la arquitectura nazi. Se ordenaron construir grandes edificios en Berlín, ya que sería la presunta capital mundial. Aquí destaca un gran edificio dedicado a temas burocráticos y que estaría coronado por una gran cúpula donde se alzaría un águila imperial que sujetaría entre sus garras no la esvástica, sino una bola del mundo, símbolo del poder mundial que pretendían ostentar. A su vez se empezaron a construir grandes ciudades con abundante simbología nazi y con el típico ego mundialista que se pensaban tendrían en poco tiempo. Al avanzar la guerra abandonaron los proyectos para dedicar el dinero al armamento y las ciudades cayeron en desgracia, fueron abandonadas y se redujeron poco a poco a escombros.

Por último, hablar brevemente del holocausto judío. Debido al antisemitismo de la teoría nazi, se decidió hacer ver a ojos de los alemanes que los judíos no eran personas, que no tenían derechos y estaban para servir a su raza superior. Poco a poco, y llevados por las masas, se prohibió todo a los judíos y se empezaron a abrir los campos de concentración, donde trabajaban duramente para mantener la industria alemana. Durante la fase Pro-aliada, los nazis desahogaron su frustración con este pobre colectivo poniendo en marcha lo que ellos denominaban “La Solución Final”, en la cual asesinaron a miles y miles de personas judías en cámaras de gas.


CD1A.